Por qué Suiza

Ventajas únicas

Suiza es el centro económico más competitivo del mundo. Capacidad innovadora y tecnología, un sistema económico liberal, estabilidad política y una estrecha interconexión con los mercados extranjeros, un sistema educativo y de salud de primera categoría, una infraestructura excelente y una alta calidad de vida, así como un sistema tributario competitivo: buenas razones para establecerse como empresa en Suiza.

El país más innovador del mundo
El bienestar de Suiza se debe a su gran capacidad de innovación. Las empresas de Suiza mejoran continuamente sus productos, servicios y procesos a través de inversiones en investigación y desarrollo. Este éxito se nutre de la presencia de centros de investigación renombrados y de la capacidad de convertir los resultados de las investigaciones en productos comercializables.

Estable y seguro
Bajos costos de capital, estabilidad monetaria, un sólido poder adquisitivo, una carga fiscal moderada, un Estado federal y la estabilidad económica y política son garantes de una elevada seguridad de inversión en Suiza.

Integrado en el contexto internacional
Aunque Suiza no pertenece a la UE, tiene acuerdos comerciales bilaterales vigentes con todos los países de Europa. Esto permite el libre tránsito de bienes, servicios y personas. Suiza tiene incluso más acuerdos de libre comercio que la UE, es decir, 41 TLC separados. Invertir en un país independiente como Suiza reduce significativamente los riesgos asociados con la expansión internacional.

Fuente de talentos
Suiza es un imán para los profesionales calificados de distintas nacionalidades y retiene el talento que cultiva. En el Índice de Competitividad por el Talento Global de INSEAD, Suiza ocupa el primer lugar. Por lo general, los trabajadores de Suiza cuentan con una buena formación, dominan varios idiomas y tienen una experiencia profesional en el extranjero superior a la media. Además, se caracterizan por su disposición para el trabajo, su fiabilidad y su compromiso.

Mercado de trabajo liberal
El mercado de trabajo suizo está marcado por una legislación laboral liberal, un bajo grado de reglamentación y una extraordinaria estabilidad social. Los conflictos laborales son dirimidos entre los propios agentes sociales, y prácticamente no hay huelgas. La cobertura social de las personas con empleo se basa en el principio de la solidaridad y la propia responsabilidad.

Competencia fiscal puntera a nivel mundial
El sistema tributario federal de Suiza es un modelo de éxito: los impuestos son fijados y recaudados por la Confederación, los cantones y los municipios. Esta competencia fiscal que se produce a nivel interno contribuye de manera decisiva a que la carga fiscal sea especialmente baja. Los cantones suizos más atractivos desde el punto de vista tributario van a la cabeza a nivel internacional, tanto en relación con el impuesto de sociedades como con la fiscalidad de la mano de obra altamente calificada.

Enlaces

Compartir